Carolina Villegas Una enamorada del Amazonas que contribuye a que el pulmón del mundo pueda respirar durante la crisis del COVID-19

0
110

Carolina Villegas, una paisa apasionada por la estética y la fotografía que se enamoró cuando era muy joven de una de las regiones más hermosas que tiene el país, el Amazonas.

Gracias a donaciones de una gran red de amigos y sus empresas, y con el soporte logistico de la Fuerza Aérea de Colombia y la Armada Nacional, Carolina le está cumpliendo como una colombiana solidaria, a unas comunidades que conoció hace varios años y de las cuales nunca más pudo separarse. “El Amazonas es el lugar donde recargo mis fuerzas para el año, me llena de amor, alegría y una plenitud total gracias a la naturaleza, a sus paisajes, su gente y la cultura. Es el lugar donde necesito ir cada año, pareciera como si yo estuviera dando pero realmente soy la que recibe”.

Imágenes de archivo – Entregas de kits escolares

En los años 90 realizó un viaje al Amazonas, un viaje que la conectó con la naturaleza, con ese mar verde de vida y oxígeno, germinando en ella un gran interés por lo que esta zona representaba para el mundo: la cultura, sabiduría, conservación y una biodiversidad únicas en el planeta. Se hizo amiga de Daniel Rojas, un guía turístico que las acogió en su primer viaje, y quien se convertiría en su guía permanente, pues los viajes a Leticia no pararon desde entonces.  El Amazonas se convirtió en su lugar de paz y seguridad, pleno de personas auténticas que no sufrían por la guerra, una guerra que la había tocado a ella y su familia en Medellín. En el Amazonas encontró gente pura, transparente y sin ningún pasado de guerra.


Sus viajes la comprometieron con las comunidades indígenas y con la educación de los niños, encontrando en los kits escolares, el camino a través del cual, podría devolverle a la vida parte de todo lo que le ellos le han dado.

Con la tasa más alta de contagiados del COVID-19 en el país, 90 por cada 10 mil habitantes, el departamento del Amazonas se ha convertido en uno de los epicentros de la pandemia en Colombia, gracias a su cercanía al Perú y Brasil, este último con más de 300 mil casos y 21 mil muertos.

En la actualidad, están cerradas las entradas a las comunidades cercanas a Leticia, quienes son las más afectadas por esta situación, sin embargo, muchas entidades del gobierno, fundaciones y personas naturales vienen trabajando para llevarles alimentos y suministros médicos a estas poblaciones que están seriamente afectadas por el virus y el hambre.

Imágenes de archivo – Entregas de kits escolares

Una de estas personas, es la paisa Carolina Villegas, quien desde el año 2012 apoya a los niños de distintas comunidades del Amazonas con kits escolares y suministros para las escuelas locales. En este año ha beneficiado a 1800 niños de 16 comunidades, y desde que comenzó la crisis humanitaria por el COVID-19, Carolina ha logrado impactar a más de 847 familias de distintas comunidades con mercados, tapabocas, caretas, productos de desinfección  camas hospitalarias y sillas de ruedas para el hospital de Puerto Nariño y de Leticia. Ahora hace parte de una gran comunidad de personas, entidades y fundaciones como Antioquia Presente y Palpito Amazonas de su amigo Daniel Rojas que buscan fortalecer el sistema de salud de la región y llevar toda la ayuda humanitaria posible.

Carolina vivió el flagelo del secuestro a los 11 años, y tras su liberación tuvo la opción de salir corriendo del país, huir como tantos otros, de la violencia o permanecer en silencio y bajo perfil, protegida por su familia. Sin embargo y sin saberlo, sus secuestradores le mostraron un lado de Colombia que no imaginaba en su mundo perfecto, un lado humano, pobre y necesitado, sin acceso a educación y sin oportunidades. Reflexiones que tocaron su corazón, conmovida por el hecho de que la pobreza y la miseria llevarán a muchos colombianos a la violencia, a delitos atroces como el secuestro.

En el 2012 en uno de sus viajes al Amazonas conoció a Pablo Vásquez, de la comunidad 7 de agosto, de la etnia Cocama, quien se convirtio en uno de sus mejores amigos y en un guía invaluable en las comunidades indígenas involucradas en esta aventura.

Imágenes de archivo – Entregas de kits escolares

Pablo, ha cobrado un importante papel en su vida, pues Carolina en algún momento de su vida decide irse a vivir al Amazonas, y Pablo sería la puerta para que la recibieran en su comunidad. Ella para no llegar con las manos vacías, le preguntó a su gran amigo cuántos niños había en la comunidad, en su momento 79. Le escribió a sus amigos para recaudar fondos y llevarle kits escolares a los niños de la comunidad, para su sorpresa, recibió tantas donaciones que logró comprar además de los kits escolares ropa y juguetes  para la comunidad.

Era diciembre del 2012, estaba en Leticia lista para embarcarse en un bote, rio arriba con sus donaciones cuando la llamó su amigo Pablo y le dice que otras comunidades también querían recibir sus donaciones, ella no podría llevar nada más porque ya estaba rumbo a su destino, así que le dijo que llevara a los 10 mejores estudiantes de cada comunidad. Y así comenzó una tradición de llevarle a los niños de las comunidades sus útiles escolares, logrando impactar en marzo de este año a 1.800 niños.

Las donaciones y el soporte logístico vienen principalmente de sus amigos, y algunas puertas de varias empresas como Colgate, Totto, Prodemarco y la Fundación Shoes to the World. La Fuerza Aérea le ayuda con el transporte de Bogotá a Leticia y la Armada Nacional le ayuda a transportar por el rio Amazonas desde Leticia las donaciones a las differentes comunidades

En la situación actual, Carolina se unió a la iniciativa Colombia Cuida a Colombia para recoger fondos y ayudar a las distintas comunidades del país, y en el caso de ella dar todo su apoyo a las comunidades del Amazonas, cambiando los kits escolares por alimentos y suministros médicos.  “Desde que hago parte de este grupo de Colombia cuida a Colombia he conocido muchísimas personas, fundaciones, y entidades que también ayudan al Amazonas. Eso me llena de esperanza ”.

Con COVID-19 la necesidad actual es fortalecer el sistema de salud en Puerto Nariño para que las comunidades no tengan que desplazarse hacia Leticia y los procesos de diagnóstico y soporte sean locales y mucho más rápidos.

Carolina, cree firmemente en el compromiso que debemos tener todos los colombianos con la Amazonia y sus comunidades, para ella la educación transforma vidas y permite llevar desarrollo sostenible y respetable con el medio ambiente de cientos de comunidades que conservan la historia del pulmón del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here