MANUELA PEÑA LIBERTAD Y ÉTICA

0
165

Sin maquillaje, con una vela iluminándola en medio de la tenue luz y hablando pausadamente, Manuela Peña sostuvo una conversación conmigo donde me invitó a recorrer sus viajes.

Hija de un médico Dermatólogo, Ernesto Peña Santamaría, gran estudioso de las hierbas y los remedios naturales y de Luz Mercedes Osorio Arcila, una mujer en contacto y estudiosa de los Astros quien le repetía “Una Margarita es Margarita y no quiere ser rosa” se refería a que cada persona es diferente y simplemente tiene un papel en este planeta, no tiene que ser copia, no tiene que ser como otro sino ser. Manuela aprendió del ejemplo de sus padres a buscar incansablemente en su interior. No encajaba en su colegio, era diferente, autentica, rebelde y como ella misma cuenta: se pintaba demasiado. Luego en la Colegiatura, graduada en el 2010, tuvo profesores como: Julián Posada, Santiago Acosta, entre otros. Ellos le repetían lo mismo: para que tu marca trascienda debes buscar en tu interior.

Nacida en España, viene a Colombia y vive hasta que termina la universidad. Vuelve a hacer un recorrido por Israel y su tierra natal llena de arte y de libertad: Barcelona. En Israel siente un choque que la hace vibrar: tantos colores, sabores, religiones, tolerancia. “Fue un momento donde tenía miedos, era un momento para quitarlos” cuenta Manuela. Allí obtuvo una fuerza y vibración alta que le ayudaron a entender principios que para ella son fundamentales, son como su mantra: LIBERTAD, ÉTICA, ESTÉTICA. Uno de los rituales que añora es que los jueves, antes del “Sabbath”, siempre se reunían a competir. Todos los amigos llegaban a la casa de uno de ellos, llevaban algo y siempre había una mesa abundante de comida para todos, pero el alimento era también para el alma, porque allí se tejían las conversaciones que llenaban su espíritu.

Luego en Barcelona estudiando escultura y viviendo el arte de la ciudad siguió aprendiendo para seguir uniendo, para seguir re-ligando y comprendiendo que su misión era producir piezas que no fueran contaminantes al planeta. De igual modo, su conciencia era a nivel personal: el uso del agua, reciclaje, el comprar en lugares donde se reutilizan los envases….

Manuela vuelve a Colombia y comparte con los Indígenas Coreguajes. Ellos hacen una fibra: cumare, fibra vegetal y biodegradable perfecta para algunas de sus piezas. Con ellos corrobora las conexiones de los seres y la naturaleza, el respeto y además aprende de técnicas ancestrales de nuestro país, las cuales utiliza en sus piezas de arte, es decir: sus prendas.

Natalia Gutiérrez, Terapista de Marca y directora del Fashion Group International – Colombia- comentó: “Lo que adoro de Religare es el tema de lo esencial. Es una marca muy básica, fluida, minimalista, siento que tiene piezas atemporales que te pueden funcionar en cualquier momento con un muy buen fondo de armario para construir una cantidad de historias alrededor de eso, me encanta la comunicación que uno puede tener cuando usa una pieza de Religare (…) Es una marca que me conecta demasiado con lo esencial, con mi consciencia.”

https://www.religarestore.com/Latido, Oir, Ùio, Orígen, Estr..ella, Luna, Escorpio, Etnia, Alma, Anima Mundi, Selva y Levedad son las colecciones de esta marca.  Levedad fue la última presentada en Colombiamoda 2020, la Pasarela Épica, Reto de Innovación de la Alcaldía de Medellín y de Inexmoda, el concepto fue el fluir del agua y la libertad que tanto hemos anhelado en este año.  La entrevista completa con Manuela la puedes encontrar en el “feed” de mi Instagram: @natyroldanv y además te invito a visitar www.religarestore.com Re-ligare: ¡Volvamos a unir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here