Martha Calad: “En Moda la palabra finalmente la tiene el consumidor”

12
103

La primera vez que entrevisté a Martha Calad fue en 1999, ella me explicaba para el Magazine 2:30 que se transmitía por Teleantioquia cuáles eran las tendencias de esa época, los colores que se usaban y qué estaba de moda para darles un regalo a los padres en su día. Han pasado 20 años, la he entrevistado para los especiales de Colombiamoda en Telemedellín explicando su labor en Inexmoda con el Laboratorio de Investigación y en muchos lugares me la encuentro.  Ella siempre tiene tiempo para acercar un mundo, a veces complicado, a mis interlocutores.

Hoy les quiero hablar de una charla perpetua con Martha Calad, en la Bodega de Comfama, (charlas gratuitas que se hacen en la Bodega en el Perpetuo Socorro) En esta se hacían preguntas como ¿Es oportuno iniciar un emprendimiento alrededor del mundo de la moda? ¿Hay oportunidades en este sector que aún está por explorar? 

Martha considera que es con innovación que una empresa puede se exitosa en el mercado.  ¿pero qué considera como innovación? Ella se refirió a una experiencia que tuvo en el centro de innovación del mundo: el Silicon Valley,  como conclusión de este curso ella nos compartió: la pregunta que nos debemos hacer al crear un producto o servicio es: ¿Qué problema le voy a resolver a estas personas, a mi consumidor? 

Natalia Roldán, Martha Calad, Gloria Ramírez, Jóse Zapata

Hay que entender muy bien el concepto de la marca, su ADN y hay que estudiar muy bien a su consumidor, esto es: el consumidor de hoy está en evolución constantemente, hay que entender sus valores, dónde come, dónde va a cine, qué le gusta hacer en sus ratos libres, qué hace profesionalmente, cuál es su actitud, entonces la marca se debe conectar con esta persona que ahora no busca comprar y ya, sino entender quién está detrás de su camisa, de su Jean, de su vestido o cartera.

El consumidor de hoy comprende que la moda debe ser sostenible.  “Nos hablaron en 1985 sobre el cambio climático y poco a poco aprendimos a reciclar, a gastar menos agua y energía, a montar en bicicleta o caminar, así sea de vez en cuando; estos consumidores prefieren comprar una pieza de moda más costosa pero sostenible.  Por el otro lado, hay muchos consumidores que buscan economía y que con los salarios de nuestro país, así quisieran comprar piezas muy verdes, no alcanza sino para comprar lo que se ajusta al presupuesto y a la hora de sacar del bolsillo, la conciencia de querer ayudarle al planeta toma otro renglón en la lista de prioridades, y eso es válido, al final lo que decide la compra del consumidor no son sus ideales sino la realidad económica.” Dice Calad.

Martha recorre cada semana centros comerciales y revisa marcas nacionales e internacionales y ha entendido como las marcas internacionales son tan exitosas en nuestra ciudad porque “ellos tienen una estructura de colección en donde se ofrecen prendas básicas (piezas que no pasan de moda), productos de tendencia de moda, productos de alta rotación (llamado por ella, series cortas) y también, productos de imagen y comunicación de marca, estos son productos más costosos, de mayor valor, son más lujosos, pero son los que se encargan de comunicar que la marca sigue tendencias de moda y resuelve otras ocasiones de uso a los consumidores objetivos de cada marca.  Entonces, es una estructura de colección que verdaderamente satisface todas las necesidades de ese consumidor objetivo” explica Calad.

Ser diseñador es diferente a ser empresario.  He hablado con muchos diseñadores que son aterrizados y que entendieron que el acto de creación artística es maravilloso y loable, pero no siempre es el que genera el dinero para hacer una colección.  Hay que producir, pagar cuentas y ganar dinero. Y Marta considera que las alianzas, cocreaciones o sociedades son la mejor estrategia para este 2020. Esto no es una nueva teoría, pero ella cree que esta puede ser la manera para que un diseñador llegue a un nivel lucrativo. Como ejemplo tenemos grandes diseñadoras de la costa que hacen sociedad con sus esposos: ellas son las creativas, ellos los financieros y esto ha hecho que esta sociedad tenga explosión de creatividad y ganancia en el mercado.  “Ser sola no funciona en este negocio: soy la que diseño, soy la que barro el almacén, soy la que hago la contabilidad, soy la que hago la publicidad, etc, eso no funciona” afirma Calad. Las sociedades se deben constituir con personas que trabajen en áreas multidisciplinarias.

Hay alianzas para unas temporadas como las que ha hecho El Éxito con grandes diseñadores como: Silvia Tcherassi, Renata Lozano, María Luisa Ortíz y Diego Guarnizo entre otros, esta alianza de gana y gana para los diseñadores, para la empresa y para nosotros los consumidores ha sido un hit en el país. Es un reto para los diseñadores, porque, como me lo contó Renata Lozano en 2018 este es un ejercicio de creatividad para no bajar los estándares y aprender de otros materiales, tecnología para ser muy eficiente con los recursos y bajar costos.  Otros ejemplos: Avon lo hizo con Pajón y Cartagena; JBalvin con Gef y así muchas alianzas con estrategias innovadoras que disparan las ventas. Para los consumidores su satisfacción es tener una prenda de un diseñador destacado a un precio accequible.

En estas alianzas también se podrían juntar generaciones que se ayuden.  Por ejemplo “millennials” con personas mayores de 50 años y no es discriminar, entendamos que tenemos chips diferentes y que las generaciones tienen formas de ver la vida, conceptos con los cuales se puede lograr mucho desde que haya respeto.  “Los “millennials” son adelantados en el tema digital, esto complementa a una persona que no haya crecido con esta tecnología y no sepa como trabajar en estos medios. En mi experiencia con los jóvenes siento que hay gente muy juiciosa, muy preparada, pero a pesar de su formación – voy a decir algo muy horrible-  a veces creen que se lo saben todo y no aceptan una crítica o asesoría. La verdad es que nadie se las sabe todas. Y la verdad es que este sector ha sido muy arrogante, porque esta industria genera mucho empleo y produce mucha plata”. Explica Martha. 

Después de hablar con el público de la bodega de Comfama, la mayoría de los jóvenes,  llenos de creatividad y pasión por lo que hacen le preguntaron a Martha para cerrar: “después de esta trayectoria tan grande que has tenido ¿dónde o con quién has aprendido más?”.  Esta mujer que he admirado intelectualmente por muchos años, se bajó de sus tacones y de su ropa impecable, se quitó el maquillaje y con su respuesta desnudó su alma y por lo menos a mí, también madre, me conmovió: “Mi gran aprendizaje fue entender la estética que tenía mi hijo menor.  Ósea, yo hablaba de consumidores y si… Hay estos consumidores y estos (Martha sabía la teoría, las investigaciones) …y mi hijo menor, cuando estaba de seis o siete años era el más grillo del mundo. Todo tenía que brillar, lo más colorinchudo, lo más extravagante. Yo viajaba y les traía una ropa divina, se vestían divinos cuando no opinaban todavía.  Pero cuando empezaron a opinar y a tener un poquito de criterio, el menor tenía un gusto muy particular. Entonces, llegábamos a un almacén de tenis y yo ya le mostraba y le decía: esos son los que le gustan, ¿cierto? Esto me dio un aprendizaje muy grande de entender que los seres humanos somos distintos y que en Moda la palabra finalmente la tiene el consumidor.” Así concluyó Martha Calad, su charla perpetua.

Sí tienes una empresa sostenible por favor escríbeme al inbox de Instagram: @natyroldanv

12 Comentarios

  1. I discovered your weblog web site on google and examine a number of of your early posts. Continue to keep up the superb operate. I simply further up your RSS feed to my MSN Information Reader. In search of ahead to reading more from you afterward!…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here